Alimentación sexo y orgasmos

alimentat Nutricionistas Barcelona        

Ya estamos en primavera. Más calor, más horas de sol, menos ropa y… ¿más sexo?

Hay quien afirma que la llegada de esta estación conlleva un aumento de la líbido provocado por el aumento de la vitamina D debido a una mayor exposición solar. Otros aseguran que son los alimentos típicos de estos meses del año, los que traen consigo una mayor actividad sexual, son “afrodisíacos”.

En entradas anteriores ya hemos tratado este tema, ¿existen los alimentos afrodisíacos o son un simple placebo?  Es la pregunta del millón. A los Dietistas-Nutricionistas se nos pregunta constantemente por la relación entre la alimentación y  los diferentes aspectos de nuestra vida cotidiana (deporte, trabajo, estados de ánimo…) y el sexo no es una excepción.

En la reciente entrevista Sexo con sabor afrodisíaco para la agencia efe uno de nuestros Dietistas-Nutricionistas afirma que “a nivel sexual influye más el cómo, el cuándo y con quién se come, que los nutrientes que contiene aquello que me estoy comiendo”. Un ejemplo, las fresas. Un plato de fresas con nata, como postre en un menú del día, en mitad de una dura jornada de trabajo o unas fresas alrededor de un jacuzzi lleno de espuma y con tu pareja desnuda dentro esperándote, está claro que la situación no es la misma, pero las propiedades de las fresas sí son iguales. Sigue leyendo

Anuncios

¿Quién dice que el chocolate es malo?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El chocolate, que alimento tan mágico.
Siempre se ha dicho que es un alimento “peligroso”, es uno de los alimentos más prohibidos cuando se hace dieta, es ese “pecado permitido” para mucha gente, pero porqué?


A menudo se dice que los alimentos buenos siempre son malos, y claro, el placer que nos proporciona el chocolate…  se deshace poco a poco a nuestra boca, liberando esos aromas y sabores tan particulares que nos encantan, no podemos evitar pensar que algo tan bueno, seguro, algún inconveniente debe tener.
Pero ¿por qué el chocolate gusta tanto? ¿Por qué hay gente que no puede vivir sin él? Y lo que es más importante, ¿es tan malo como se dice?
Vamos por partes. Sigue leyendo