La dieta del Mango Africano

visita www.alimentat.com

El contenido de esta nueva entrada surge a raíz de las diferentes consultas y peticiones que muchos nos han planteado, referentes a una nueva “dieta” que poco a poco va aumentando su popularidad.

Damas y caballeros ya la tenemos aquí, les presentamos  el  nuevo “método”,  la nueva “dieta”, el “programa” que desbancará a todos los conocidos hasta ahora: La dieta de Mango Africano.

Antes de tratar el tema en profundidad, debemos exculpar de todos los cargos al Mango. Esta fruta tropical destaca por  su riqueza en ácidos (málicopalmítico y mirístico), vitamina C y, especialmente, por su alto contenido en vitamina A, lo cual la convierte en una exclente fuente de  antioxidantes capaces de neutralizar radicales libres y dotar al organismo de un poder defensivo en contra de la degradación de las células.

Al igual que en casi todos los alimentos, en mayor o menor  medida , podemos encontrar diferentes propiedades y beneficios en el interior de frutas, carnes, pescados, legumbres… pero la barrera que nunca debería traspasarse es la de otorgar “poderes” o “facultades” a dichos nutrientes. Dentro de estas falsas atribuciones hay una que destaca por encima de las demás: “…quema/ayuda a quemar grasas”

En este caso en contreto, “El principal efecto del Mango Africano es estimular e incrementar el metabolismo, con el propósito de, literalmente quemar muchas más calorías. Quema excesos de grasa inmediatamente”.

En alimenta’t hemos querido conocer más sobre esta dieta y hemos consultado al Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN). Para empezar podemos comprobar que cumple con 7 de los 9 puntos o características que nos ayudan a identificar a una dieta o planteamiento fraudulento:

1)      Prometen resultados rápidos.

2)      Profetizan resultados asombrosos, mágicos.

3)      Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente.

4)       Incluyen o se basan en el consumo de preparados que, casualmente, vende quien promueve el tratamiento dietético.

5)       Los preparados (productos dietéticos o similares) son carísimos si los comparamos con el coste de obtener los mismos resultados comiendo alimentos comunes.

6)       Incluyen relatos, historias o testimonios para aportar credibilidad.

7)       Contienen afirmaciones que contradicen a la comunidad científica.

Además para comprobar el rigor científico de dicha “dieta” aportan diferentes artículos en revistas o webs de dudosa categoría y todos escritos por los mismos autores.

Estos estudios tampoco cumplen con los requisitos de la EFSA (European Food Safety Authority) y su legislación, más concretamente con los artículos 13 y 14 del Regalmento Europeo 1924/2006.

En resumidas cuentas, ¿porqué no dejarse asesorar por un Dietista-Nutricionista, disfrutar de todos los beneficios de un programa personalizado y la experiencia de un profesional de la salud experto en la materia?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s